Declaración del Obispo Edward J. Burns sobre el Tiroteo Masivo en Allen

 

Con el corazón apesadumbrado, una vez más me dirijo a los fieles tras otro trágico tiroteo masivo. Como todos ustedes, estoy profundamente preocupado por el tiroteo en la comunidad de Allen y el desprecio inverosímil por la vida humana que ha ocurrido en nuestra comunidad. La comunidad Católica está en unidad y solidaridad con las familias que han perdido seres queridos en esta tragedia. Que Dios, nuestro Padre Celestial, traiga consuelo y fortaleza a todos los afectados por este trágico evento. Pedimos a Dios que consuele a nuestra comunidad, a las víctimas y sus familias. Debemos trabajar por el fin de la violencia. Debemos orar por la paz dentro de nuestras comunidades. Y debemos tener el coraje de hacer frente a las fuerzas del mal y la cultura de la muerte.
 
Reverendísimo Edward J. Burns